Jardín del descanso

Proyecto teórico de investigación sobre espacios domésticos.

Autora: Marta Sánchez Pérez

Año: 2019

«En cambio, los espacios más íntimos, alcobas o dormitorios destinados a la sexualidad y la reproducción, son femeninos. De hecho, estos no tan solo son espacio visual, sino también de sensaciones táctiles, hasta cierto punto hápticas. Así, van desde la frialdad del mármol hasta la calidez de la alfombra, del granito pulido al rugoso, del tejido liso al peludo, de las sillas y sillones con diferentes tapizados; seda, cuero, terciopelo u otros tejidos«

Igual que un jardín lleno de texturas distintas, el gran manto se despliega y recorre la topografía para dar lugar a pequeños «templos» donde llevar a cabo tanto la preparación del sueño como el proceso del mismo.

Antes de acceder, en el primer estrato, se genera un espacio acotado, en planta y en sección que hace intuir lo que ocurrirá a continuación. No existe más luz que la que te indica el recorrido para adentrarte.

Los elementos de almacenaje casi a modo de esculturas van recorriendo contigo el “jardín” hasta llegar la zona más baja en el plano del suelo, con la textura más cálida, frondosa y también la máxima dimensión en cubierta. Una vez en ese punto, el ritual ha finalizado, o comenzado.

Jardín del descanso